arteBA 2019

11 — 14 ABR. 2020

VISTA DE STAND

OBRAS INDIVIDUALES

Poemas para duendes en vertical, 2018

Dani Umpi

Collage sobre papel
46 x 32 cm

Consultar

19. Serie Poemas para duendes en vertical, 2018

Dani Umpi

Collage sobre papel
46 x 32 cm

Consultar

02. Serie Grandes poemas para duendes en vertical, 2019

Dani Umpi

Collage sobre papel
81,5 x 51 cm

Consultar

03. Serie Grandes poemas para duendes en vertical, 2018

Dani Umpi

Collage sobre papel
102 x 40,5 cm

Consultar

04. Serie Grandes poemas para duendes en vertical, 2018

Dani Umpi

Collage sobre papel
102 x 40,5 cm

Consultar

Sin título , ca. 1985

Santiago García Sáenz

Carbonilla y lápiz sobre papel
105 x 118 cm

Consultar

A galopar, 1984

Santiago García Sáenz

Tinta y acrílico sobre papel
80 x 110 cm

Sin título, ca. 1984

Santiago García Sáenz

Acrílico sobre papel
103 x 152 cm

Consultar

Luna Llena en Piscis, 2019

Florencia Böhtlingk

Acrílico y óleo sobre tela
180 x 235 cm

Consultar

Aves Misioneras, 2013

Florencia Böhtlingk

Acrílico y Óleo sobre tela
200 x 160 cm

Consultar

El amor en las aves de Misiones, 2011

Florencia Böhtlingk

Óleo sobre tela
140 x 180 cm

Consultar

Los jardines de Mi reina 4, 2018

Diego Figueroa

Pintura sintética sobre chapa de zinc acanalada
92 x 110 x 62 cm

Consultar

Los jardines de Mi reina 8, 2018

Diego Figueroa

Pintura sintética sobre chapa de zinc acanalada
92 x 110 x 10 cm

Consultar

Los infernales de Venus, 2018

Diego Figueroa

Pintura sintética y tatuaje de cemento y ferrite sobre estatua de jardín
90 x 35 x 30 cm

Consultar

TEXTO

La propuesta para esta edición de arteBA 2019 reúne obras de Florencia Böhtlingk (Buenos Aires, 1966), Diego Figueroa (Buenos Aires, 1974. Vive y trabaja en Chaco), Santiago García Sáenz (Buenos Aires, 1955-2006) y Dani Umpi (Tacuarembó, 1974) que configura un horizonte litoraleño expandido, que contiene no solo a Chaco, Misiones y Uruguay sino que también abreva en Río de Janeiro y Buenos Aires mediante la presencia de referentes, saberes vernáculos e idiosincrasias afectivas. Son piezas que toman los aportes de las corrientes visuales de la modernidad de inicios y mediados del siglo XX y que diagraman desde zonas “periféricas”, para posicionarse políticamente con herramientas críticas, que incluyen el saber hacer, el humor y la inteligencia para articular un discurso que atiende a cuestiones de género, diversidad sexual, usos de la tecnología y del discurso religioso.


A su vez, una figuración “descentrada” recorre esta propuesta, no sólo por el tratamiento en las piezas pictóricas y escultóricas sino también por las formulaciones escriturales en las obras de Dani Umpi. Figuras geometrizadas y primitivizadas se hacen presente en la pintura de Bohtlingk, que se explayan en cercanía a las que desarrollara García Sáenz, de cierta formulación ingenua.


A su vez, imágenes de jardines canónicos en las piezas de Figueroa se presentan en dispositivos resueltos con tono vernáculo y pícaro del saber popular, y señalan a las formulaciones de Umpi en las que se reivindica una tradición modernista brasilera y el actual uso espontáneo de vericuetos lingüísticos utilizados en las redes sociales. Cuatro artistas de diversas generaciones que diagraman sobre la posibilidad de un paisaje exuberante y alucinado, en donde conviven una mirada que insiste en la inscripción de una localización regionalista con tópicos urgentes de la política actual.

ARTISTAS